©

EL CALZADO

No use calzado nuevo para emprender el Camino. Sus pies se lo agradecerán y evitará posibles problemas en los  mismos. Utilice un calzado que esté bien adaptado a sus pies. Será su soporte y protección. Antes de empezar El Camino, entrene con él y empiece a aplicar las medidas del apartado Pies. Si emplea una bota, deberá ajustar bien los cordones para que no se aflojen y sujete, no apriete en exceso las diversas partes por donde se sitúen los cordones. La sujección debe ser consistente desde el comienzo de los cordones en la parte baja hasta llegar a la altura del tobillo. Debe de poder mover los dedos de los pies en sentido horizontal para facilitar el apoyo de los mismos. Si la bota está floja, el pie tiende a moverse hacia atrás cuando se sube y hacia adelante cuando se baja. Si minimiza y reduce al mínimo este movimiento, las uñas no sufrirán presión y rozaduras llegando a ponerse negras y los talones cuando sube,  se librarán de las ampollas y rozaduras. Una forma de evitar ampollas y rozaduras es emplear esparadrapo (vea el apartado PIES), pero tenga en cuenta lo anterior para sujetar bien la bota. El Camino tiene dos partes bien diferenciadas: La    primera    parte,    son    las    etapas    desde    Oviedo    hasta    llegar    a Cadavo    (Baleira),    el    trazado    es    más    irregular,    con    subidas    y bajadas   con   mas   pendiente   (ánimo,   todo   lo   que   se   sube   después llanea o se baja). Supone   que   tenga   que   llevar   un   calzado   sólido   y   flexible   en   las suelas,   que   proteja   sus   tobillos   de   torceduras,   malas      pisadas   y,   del agua. La   segunda   parte,   las   restantes   etapas   desde   Cadavo   (Baleira) hasta    llegar    a    Santiago    de    Compostela,    tiene    un    trazado    más plano,     menos     sinuoso     y     las     subidas     y     bajadas     son     más alargadas.Su   caminar   será   por   terrenos   menos   fatigoso,   salvo   por las distancias que quiera reccorrer. Ha    de    tener    en    cuenta    la    época    del    año    en    que    se    realice    El Camino. Hasta   la   llegada   del   verano   en   el   mes   de   Junio   y   después   del   mes     de    Septiembre,    con    toda    probabilidad    encontrará    agua    en    el terreno, lluvia e incluso nieve en algunas zonas de Asturias. En    este    caso    emplear    un    calzado    tipo    Chiruca    o    Bestard,    con goretex y suela tipo Vibram. En   la   época   del   verano,   encontrará   menos   agua   por   el   terreno   y con toda probabilidad lluvia sobre usted. En   esta   época   se   puede   emplear   un   calzado   como   el   anterior   o, emplear   un   calzado   más   tipo   Salomon   que   tienen   una   protección más flexible sobre los tobillos y se defiende bien con el agua. El   Calzado   en   cualquier   época   en   que   se   realice   es   recomendable que proteja los tobillos ante torceduras y malas pisadas. Que resista bien el agua tanto del terreno como de la lluvia. Que   su   limpieza   sea   fácil,   basta   un   paño   húmedo   para   quitar   el barro y la suciedad. Si   llueve   y   se   moja   el   calzado,   limpie   bien   el   barro   y   seque   al   aire. Para    el    interior    de    la    bota    sequela con    papel    de    cocina    o    de periódico.   No   seque   el   calzado   con   calor   directo   para   no   resecar   la piel.  
GUÍA VISUAL DEL CAMINO PRIMITIVO